Moda natural

El director del equipo de cirujanos Antiaging Group Barcelona, Jesús Benito Ruiz, aseguró que las operaciones estéticas con implantes mamarios “desproporcionadamente grandes” quedaron “fuera de moda” entre las mujeres y, de hecho, las nuevas tendencias apuntan a un creciente uso del quirófano para reducir el tamaño de los pechos.

Según destacó el cirujano plástico, hasta ahora la demanda más habitual solía ser mamas de entre 300 ó 400 gramos, un tamaño que a veces no se ajusta con el cuerpo de las pacientes, aunque en los últimos tiempos hay varias “celebrities” que ya han optado por lo contrario, reduciendo e incluso quitándose los implantes mamarios que previamente se habían puesto.

Es posible que esta nueva moda provoque que las mujeres empiecen a elegir implantes más pequeños y más adecuados a sus proporciones“, señaló Benito Ruiz, quien recomienda decidir bien el tamaño antes de realizar el implante, ya que una posterior intervención para cambiar o quitar las prótesis mamarias, “a pesar de ser muy sencilla, puede provocar cicatrices y dejar un pecho caído o vacío”.

Tras quitar los implantes es habitual que haya un exceso de piel y la paciente tenga que someterse a una mastopexia, lo que complica la intervención y hace necesarios nuevos tratamientos para “evitar que el pecho sufra un efecto parecido al que vive tras un embarazo”.